¿Qué tipo de crema es la más adecuada para mi piel?

Yo siempre digo que no hay cremas buenas y malas, simplemente cremas adecuadas o no para cada tipo de piel.

En esta sección iremos hablando semana a semana sobre los distintos tipos y problemas de piel y los tratamientos más adecuados en cada caso.

Lo primero que tienes que saber para poder elegir el tratamiento más adecuado para tu piel, es el tipo de piel que tienes. Vamos a empezar esta sección hablando sobre los distintos tipos de piel para que puedas identificar tu caso.

Hay básicamente 3 tipos de piel: grasa, mixta y seca. Dentro de estos tipos de piel el tratamiento será distinto dependiendo de tu edad.

Pieles grasas: Son pieles que empiezan en edades tempranas, generalmente sobre los 12 años, a tener problemas de granitos, puntos negros y brillos en todo el rostro, pero especialmente en la zona T (frente, nariz y barbilla). Con los años los granitos van disminuyendo pero son pieles que siempre van a mostrar, incluso en edades maduras, poros dilatados sobre todo a nivel de la nariz, algún granito esporádico y brillos en la piel. Además son pieles que en edades maduras tienen tendencia a la flacidez más que a arrugas con surco profundo.

Como veremos en las próximas semanas, con el tratamiento adecuado todos los problemas típicos de las pieles grasas como granitos, puntos negros y brillos pueden controlarse permitiendo que tu piel luzca sana y matificada.

Las pieles grasas siempre deben usar productos libres de grasa (oil-free) en textura gel, gel-crema o emulsión.

Pieles mixtas: Es el tipo de piel más frecuente. Son pieles que combinan zonas de piel seca y zonas más grasas. La piel de la zona de las mejillas y cuello es seca y la zona T (frente, nariz y barbilla) es grasa.

Las pieles mixtas deben usar productos textura gel-crema, emulsión o crema ligera.

Pieles secas: Son pieles con tendencia a la deshidratación la cual da lugar a la sensación de tirantez, aspereza e incluso picor (debido a una deshidratación profunda), típicos de pieles secas que no usan un tratamiento facial adecuado.

Un estado de deshidratación permanente de la piel hace que la epidermis se afine y la piel se vuelva apagada, rugosa y con tendencia al envejecimiento.

Por ellos en la pieles secas va a ser prioritario usar productos que aporten un nivel de agua adecuado, además de tratamientos anti-arrugas desde edades más jóvenes que en los otros tipos de piel.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.